Un poema de Rodrigo Garrido Paniagua

EN LA CIMA SONARON DISPAROS

Sé que se precisa de un halo de tragedia
para descubrir lo bello.

Soy un hombre que sueña
con algo inalcanzable
y que duele.

En el cine
veo una película que me anticipa:

King Kong
en lo alto del Empire State
advierte un escalofrío.

Su corazón late
tan acelerado
como una luz más de la ciudad.

El amor
es un lugar imborrable
donde llegar a morir.

[Rodrigo Garrido Paniagua (Valladolid, 1978) estudió Historia del Arte en la Universidad de Valladolid. Ha autoeditado los cuadernos de poesía La identidad mordida y Trayecto. Ha participado en revistas como Papeles del Martes, Papeles de Humo y El Cobaya. Ha publicado los poemarios Los dormidos (Origami, 2014) y La primera vez que vi un animal muerto (Difácil, 2016), al que pertenece el presente texto, y ha sido incluido en las antologías Ni una más. Poemas por Ciudad Juárez (Amargord, 2014) y Voces del Extremo. Poesía antidisturbios (Amargord, 2015). Imagen: fotograma de King Kong (1933, Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack)].

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s