Todos somos sospechosos

Todos somos sospechosos

El pasado viernes, con nocturnidad y alevosía, Anti-folk (La Garúa, 2021) se dejaba ver en la rueda de reconocimiento del programa de Radio 3 Todos somos sospechosos; en concreto en la sección de poesía que coordina la periodista y escritora Ale Oseguera, y en compañía del libro de Mónica Caldeiro Latitud Sur (Varasek, 2021).

[Imagen: fotograma de la película Sospechosos habituales (Bryan Singer, 1995); fuente: FilmAffinity]

Anti-folk

Anti-folk

La editorial de poesía La Garúa acaba de publicar Anti-folk, mi nuevo libro.

[Imagen: Bob Dylan gritando a la banda (literalmente: los músicos que le acompañan en este concierto montarían poco después el grupo The Band) que toquen «jodidamente fuerte» la canción «Like a Rolling Stone», después de los abucheos e insultos —le llamaron, entre otras cosas, «Judas»— de un público muy enfadado por la transición de Dylan del folk al rock & roll; Free Trade Hall de Manchester, mayo de 1966].

Palabra Voyeur

Palabra Voyeur

El miércoles 9 de septiembre, el programa de Radio 3 Extra Palabra Voyeur adaptaba, en forma de videopoema, un texto mío: «Azul triste tren o blue train alternate take», perteneciente al poemario Estaciones de invierno (publicado en 2016 por la ya desaparecida editorial barcelonesa Libros En Su Tinta). Podéis ver aquí la pieza (que ha quedado chulísima, por cierto).

«Azul triste tren o…» fue uno de los primeros textos de Estaciones de invierno, libro que escribí entre finales de 2013 y principios de 2016. Una de las primeras versiones del poema apareció en la revista peruana Buensalvaje, junto a otro texto que también incluiría después en el mismo libro.

[Imagen: fotograma del videopoema de Palabra Voyeur].

Orsini Mag

Orsini Mag

Orciny Press acaba de abrir la preventa de Orsini Mag, una revista antifascista y solidaria nacida como respuesta a la brutalidad policial que el Estado desplegó en Catalunya —y especialmente en la ciudad de Barcelona— contra las protestas a la sentencia del procés; una respuesta que va más allá de «la batalla de Urquinaona» o el independentismo, y se dirige a cualquier barricada donde se hable, como afirma el editorial de la revista, «de cuidados y de apoyo mutuo entre personas de condiciones y orígenes muy distintos».

He tenido la suerte de poder colaborar en esta publicación con un poema, o casi, en prosa sobre replicantes, poetas malditos, cantantes de folk y ciudades en llamas. El texto, titulado «Tannhäuser Blues», se mueve entre los registros del ensayo, la poesía y la ciencia ficción, y probablemente formará parte del libro Anti-folk, que espero vea la luz el año próximo, pero quién sabe. En cualquier caso, lo podéis leer desde ya en Orsini Mag: la versión en pdf está disponible en la web de la editorial y, como he dicho líneas arriba, también se puede comprar en versión papel.

Orciny Press es una editorial independiente especializada en ficción especulativa, y son los padrinos en la Península Ibérica del género bizarro. Los contenidos de Orsini Mag responden a una convocatoria abierta el otoño pasado —la publicación de la revista se ha retrasado debido al COVID-19— cuyo resultado final es una selección muy potente de cuentos, artículos y poemas en la que participan escritoras y escritores como Layla Martínez, Francisco Jota-Pérez, Guillem López o Proyecto Una. Los beneficios de la revista serán donados al SIRECOVI (Sistema de Registro y Comunicación para la protección de víctimas de Violencia Institucional), de la Universidad de Barcelona.

Elegía a Radio Raheem (o elegía a Gil Scott-Heron)

Elegía a Radio Raheem (o elegía a Gil Scott-Heron)

la vida está en otra parte homeboy
Javier Payeras

Hay un amanecer en el Bronx con tu nombre
donde descansan los párpados las alondras
y los borrachos dejan como ofrenda canciones
en el fondo de bolsas de papel que ocultaron
botellas de night train, viejos spirituals
de la mirada hambrienta de los patrulleros,
hombres violentos con lentes obscuras
que reflejan las luces de las ambulancias

¡Han matado a Radio Raheem!

y los perros pretenden apaciguar el fuego
con el polvo cansado del crack y las palizas
grabadas en los largos y cálidos veranos
de rabia en las aceras y discos de Coltrane
y lentas melodías de Billie Holiday.
Sabes que estás en casa por el odio
que aguarda en los zaguanes el regreso
del más temible invierno, del final

¡Han matado a Radio Raheem!

pero hay una calle del Bronx en el mediodía
de cada ciudad. Los poetas emigran a sus márgenes,
están siempre de paso: apenas unos versos,
hacer unas llamadas, recoger algo de dinero
en una sucursal de la Western Union,
citarse en los bares de las estaciones
y dejarlo todo nuevamente, lanzarse
a los caminos. Nadie saldrá a despedirlos

¡Han matado a Radio Raheem!

Solo el rencor de ropa tendida en los balcones,
la memoria de las prisiones, soledad
brother, la soledad. La vida no está aquí,
en el patio de la cárcel donde aniquilan
toda la pena de los presidiarios,
George Jackson muerto bajo los disparos
de los funcionarios, tampoco
en tantas otras cárceles

¡Han matado a Radio Raheem!

cotidianas cárceles que permiten
contemplar en el Bronx cada ocaso
en el que se refugian los naufragios,
¿dónde fueron todas las flores?,
si solo fueran las flores, homeboy,
la vida
_________está en otra parte,
______________________________homeboy,
la vraie vie est absente.

[Del poemario Estaciones de invierno (Libros En Su Tinta, 2016). Imagen:
Gil Scott-Heron
].